Linotipia, primer sistema automático de composición de textos

By Omán Impresores 5 años ago1 Comment
Home  /  Artículos  /  Linotipia, primer sistema automático de composición de textos

Entre las curiosidades que puedes encontrar en Omán Impresores destaca su pequeño museo de máquinas antiguas de tipografía, pero lo que más llama la atención es una vieja linotipia, fabricada en EE.UU. bajo la patente de la empresa International Typesetting Machine Co. (Intertype), allá por los años 1958-1960.

Linotipia: el origen

Esta vieja máquina de componer, rescatada de un taller cerrado, llena de polvo y suciedad, es el fiel testimonio de uno de los inventos más importantes de la era de la industrialización en las Artes Gráficas. Se trata del primer sistema automático de composición de textos para la impresión tipográfica que supuso un gran salto en la producción de libros, periódicos y revistas.

Linotipia, impresión tipográfica

La tarea de componer a mano resultaba costosa y lenta por lo que el editor del periódico New York Tribune, Whiterlaw Reid, encargó al relojero alemán, afincado en EE.UU., Ottmar Megenthaler la fabricación de una máquina que le ayudase en esa tarea. El 3 de julio de 1886 presentó su primera línea compuesta y fundida en una sola pieza. A esta máquina se la bautizó con el nombre de Linotype.

Linotipia: funcionamiento

La linotipia tiene tres partes muy definidas: composición, fundición y distribución y almacenamiento de matrices. Las matrices son pequeñas piezas de bronce en las que está grabada la letra y hacen posible, una vez fundida la línea de texto, el relieve tipográfico con el que se imprimirá en minervas y máquinas planas.

Cada vez que el linotipista pulsa una tecla desciende al componedor una matriz. Parece sencillo, pero en este movimiento se han puesto en marcha varillas, excéntricas, rodillos, poleas y los muelles de los escapes que liberan a la matriz de su encierro. La reunión de matrices en el componedor es rápida y precisa, no puede haber anteposiciones ni fallos (fue la mentalidad precisa  de un relojero el que la inventó), los espacios entre palabras son de acero y tienen la forma de una cuña con el fin de poder justificar la línea de texto a la medida que estamos componiendo.

Linotipia-teclado

Terminada la composición de la línea procedemos a enviarla a fundir con ayuda del trasportador y el primer elevador que la situará justo en el molde, un pistonazo de una aleación compuesta de plomo (85%), antimonio (11%) y estaño (4%) a 360º C será el que se encargue de terminar el proceso de fundición.

El segundo elevador -o brazo del distribuidor- separará las matrices de los espacios de cuña y será el encargado de trasladar las matrices ya utilizadas al distribuidor mediante un sistema automatizado, gracia a unos dientes que tienen las matrices en su parte superior, a modo de llave de cerradura, y que se utilizan para que cada matriz caiga en su canal correspondiente dentro del almacén, donde esperarán a ser utilizadas de nuevo en otra línea.

Lynotipia-composición-de-líneas-de-texto

Parece ser que “Albert Einstein cuando la vio en funcionamiento la calificó como la octava maravilla” pero, desgraciadamente, esta maravilla de la ingeniería no duró mucho tiempo en activo y pronto fue sustituida por sistemas informáticos, filmadoras, etc., y a mediados de los años 80 del siglo xx desaparecieron.

No obstante, en los talleres de Omán Impresores tenemos la gran suerte de disfrutar todavía de una de estas joyas en perfecto estado de funcionamiento.

Queremos agradecer a nuestro compañero Julio Martín su ayuda en la elaboración de este texto.

Category:
  Artículos
this post was shared 0 times
 000
About

 Omán Impresores

  (47 articles)

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.